¿La Pampa podría beneficiarse? Milei avanza en desregular «cielo y tierra» para la libre competencia en el mercado de transportes

40
Compartilo:

Santa Rosa y Buenos Aires (2b) – Una ola de cambios se avecina en el panorama del transporte argentino, marcada por la impronta desregulatoria del presidente Javier Milei. Este enfoque ha encendido las alertas en numerosos negocios basados en regulaciones estatales, monopolios y sectores poco competitivos, dejando a muchos preguntándose hasta dónde llegará este impulso.

En el ámbito del transporte, dos pilares fundamentales, los ómnibus de larga distancia y el mercado aerocomercial, se preparan para transitar un nuevo tiempo. La desregulación que Javier Milei pretende busca liberar estos sectores de la burocracia, permitiendo una mayor competencia y flexibilidad. Para el mercado aerocomercial, esto significa la eliminación de autorizaciones para establecer rutas, otorgando a las aerolíneas locales la libertad de volar hacia donde deseen.

En el caso de los ómnibus de larga distancia, se prevé que cualquier empresa que cumpla con los requisitos de seguridad y capacidad de transporte pueda ofrecer servicios en los destinos que elija. Este enfoque se traduce en una mayor libertad en los cielos y en las rutas, aunque persisten inquietudes sobre la posible concentración del mercado y la conectividad con destinos menos rentables.

Tras ocho días de la publicación del decreto presidencial, la desregulación comienza a tomar forma. Sin embargo, aspectos relacionados con la normativa laboral aún generan controversia y están bajo escrutinio judicial. Mientras tanto, se están llevando a cabo discusiones para dar forma a la reglamentación necesaria, con un enfoque en la digitalización de trámites y la simplificación del proceso para las empresas aéreas.

En el caso del transporte aéreo, se avanza hacia la eliminación total de las audiencias públicas como requisito para solicitar rutas, aunque persiste el debate sobre ciertos requisitos, como la tripulación argentina y aviones matriculados en el país. Por otro lado, en el ámbito de los ómnibus de larga distancia, se espera una apertura total del mercado, eliminando la necesidad de permisos y regulaciones para las empresas registradas.

Estos cambios representan un nuevo paradigma en el transporte argentino, pero su implementación plantea desafíos y cuestionamientos sobre su impacto en la competencia y la conectividad. Sin embargo, el gobierno avanza con determinación hacia la desregulación, con la promesa de abrir la actividad y fomentar una mayor competencia en beneficio de los consumidores.

Compartilo:

Deja tu comentario