Sin el «profesor chiflado» a la vista, la UNLPam designó a una abogada y una psicóloga al frente del Protocolo anti violencia

2533
Compartilo:
Santa Rosa (2b)- La Comisión de intervención del Consejo Superior de la Universidad de La Pampa designó a una abogada y una psicóloga para llevar adelante la implementación del «Protocolo de intervención institucional ante situaciones de violencia de género, acoso sexual y discriminación de género». La novedad fue confirmada a poco de que la misma casa de estudios apartó de su cargo al docente Jorge Nemesio, cuestionado por maltrato, su capacidad para dictar la materia y por pronunciar frases trogloditas, tales como comparar mujeres con perros por tener sexo “en cualquier lado”

El área de prensa de la UNLPam confirmó anoche que  efectuó «la selección de profesionales convocada oportunamente».

«Se evaluaron las presentaciones de profesionales de Psicología y Abogacía y en función del análisis efectuado por la Comisión se decidió seleccionar a la Psicóloga María Eugenia Gambulli y a la Abogada María Josefina Keney Cazanave», destacan.

A principio de la semana, la facultad de Humanas de la Universidad dispuso apartar de su cargo al docente Nemesio, a quien se le sustancia un sumario mientras su lugar como jefe de trabajos prácticos es ocupado por el titular de la materia de Comunicación.

Luego de salir a la luz el caso a principios de mes, las autoridades de la casa de estudios ya habían confirmado el inicio de “acciones inmediatas” para resolver el caso de Nemesio, por el que más de 20 estudiantes de la carrera de Comunicación Social llevaban adelante “un paro” cuestionado por sus métodos se enseñanza y “malos tratos”.

Luego, la propia facultad de Humanas lanzó una advertencia pública: “La Facultad no admite ninguna forma de violencia”. En ese sentido Laura Sánchez había brindado detalles del caso: “todo surgió a partir de una nota de los alumnos que llegó a esta facultad, en la que se cuestionaban cuestiones pedagógicas de la la asignatura, como falta de coordinación y otras cuestiones relacionadas al proceso de aprendizaje. Por otra parte, también se describió un supuesto maltrato, y desde el momento en que accedimos a la nota hemos trabajado con la decana y el profesor a cargo de la cátedra , y desde ya reafirmamos que la facultad está en contra de toda forma de violencia y maltrato”.

Por esa razón, explicó que en el caso Nemesio “la universidad tiene mecanismos previstos, dentro de los que se preserva la identidad y privacidad por este tipo de actos”, aunque dejó en claro que “efectivamente el protocolo ya ha funcionado en otros casos”.

Al ser consultadas en qué sanciones prevén estos protocoles, Sánchez indicó que “son varias instancias en el procedimiento”, el cual “es acotado, pues debe resolverse rápido” y prevé, por ejemplo “sanciones como llamados de atención, suspención o juicio académico”.

En las últimas horas, se confirmó el apartamiento de Nemesio para descomprimir la situación entre los estudiantes, que vuelven a clases con el titular de la cátedra, Sebastián Castelli.

El caso explotó el Día del Periodista, cuando los jóvenes que asisten a la cátedra Derecho de la Comunicación se revelaron contra Nemesio, un empresario de los medios con poco rodaje en la profesión, quien echaría mano a medios poco entendibles para enseñar y, para colmo, sumándole el maltrato, además de polémica frases rayanas con el machismo, tales como comparar a las mujeres con los perros porque “tienen sexo en cualquier lado”.

El caso fue revelado por Radio Kermés, que hasta consultó a los jóvenes en el programa “Radiocracia”, que emite la 106.1.

Nemesio es hijo del escribano Antonio Nemesio, un profesional reconocido a nivel nacional que en los 90 incursionó en los medios fundando “El Diario”, lo que hizo a su hijo y ahora profesor intentara meterse en este nuevo mundo, aunque abandonó el emprendimiento en medio de la crisis de 2001.

El Diario resurgió y él siguió su camino: hoy conduce un programa en LU 100, de su propiedad, da clases en una licenciatura (aunque no escribe desde hace dos décadas) y fue hábil para aprovechar cada momento político, como en el caso del kirchnerismo, cuando logró obtener varias licencias para emisoras radiales a su nombre. Pero eso no es nada: Una de sus radios se llama Néstor Kirchner en “agradecimiento”, aunque esta lealtad hoy intenta ocultar a capa y espada: siempre esconde el nombre real de la emisora.

Compartilo:

Deja tu comentario