La banca que banca a La Pampa: El BLP cumple 60 años, conocé su historia contada por los protagonistas en Pasado Urgente (documental)

86

Santa Rosa (2b)- El Banco de La Pampa logró consolidarse desde su nacimiento como uno de los grandes orgullos de la provincia, lisa y llanamente como un rasgo de identidad. Apenas más joven que la provincia, este sábado cumple 60 años desde que se alumbró esa aventura aquel 18 de mayo de 1959, hasta este proceso de consolidación que, en el medio, hasta incluyó el plan de «regionalización» a mediados de los ’90, lo que le permitió tener hoy presencia en todo el territorio y varias provincias. La fundación fue una idea del ex gobernador Ismael Amit, que empezó a gestarse en 1954 a través de la ley 96… Sí, tan nueva era la provincia que ni 100 leyes teníamos. Pero la historia es imperdible, y en este emotivo recorrido de nuestros primos de Pasado Urgente, podrás conocer el relato de los hacedores del BLP, en un especial realizado en ocasión de su cincuentenario, en 2009. Algunos ya no están, otros siguen vigentes, pero todos sono parte vital de la banca de todos los pampeanos.

En este especial, que podés seguir viendo en el Canal de youtube de Pasado Urgente te vas a encontrar con la el relato del ex presidente del BLP y ex gobernador Oscar Mario Jorge, Norberto Cantero (ex gerente general), el mítico Rogelio Frigerio (primer integrante del directorio), Lindolfo Ruggeri (ex secretario del directorio), Osvaldo Dadone (ex presidente), y Juan Víctor Pinqui Bensusán (ex director).

Alexis Iviglia, actual presidente del BLP.

El banco nació bajo la vieja figura de sociedad mixta, nada menos que con 17 pampeanos como accionistas. De aquella confianza y el apoyo de los clientes traducida en una rápida identificación con el Banco, surgió la necesidad de incrementar su presencia a través de la apertura de filiales en la provincia.

 

Como instrumento de enlace entre los sectores productivos de La Pampa y otras provincias, ampliando su actividad y desplegando toda su capacidad operativa, se regionalizó en 1995 con la compra de otra entidad, habilitando en ese momento 23 nuevas filiales y extendiendo su accionar a las provincias de Buenos Aires, Río Negro, Neuquén e iniciando su posicionamiento en la provincia de Córdoba con la instalación de la agencia Huinca Renancó.

Pero antes, en la década del ’60, una vez que el banco comenzó a desarrollar sus actividades y a consolidarse, todas las comunidades pampeanas aspiraron a tener una sucursal. Para eso, fue muy importante el aporte que hizo el sector privado, adquiriendo acciones, llevando sus depósitos al banco.

Al principio, sobre todo en las comunidades rurales del interior, la gente todavía no estaba acostumbrada a manejarse en sus actividades comerciales con una entidad bancaria, todavía muchas casas de ramos generales actuaban de banco. Entonces hubo todo un aprendizaje, un período de tomar confianza y al final las sucursales se consolidaron.

En la década del ’70 el BLP se instaló en Bahía Blanca y en Capital Federal, ya buscando una expansión. El banco veía que la zona sur era absorbida comercialmente, económicamente y financieramente por Bahía Blanca, con un comercio muy intenso con ese puerto. Apreciando la importancia de esta plaza, el banco decidió instalarse allí.

El Hotel Comercio, hoy una de las sedes del BLP.

Esta sucursal y la de Capital Federal, fueron dos decisiones importantes para la expansión, que permitió no sólo tener presencia y atender a los clientes pampeanos sino comenzar a vincular a otros clientes. Se inició un periodo de operaciones que no eran las tradicionales: empresas exportadoras, transportes, etc.

Luego por la reforma financiera de la época se produjo la llegada de las primeras entidades privadas que vinieron a captar los fondos locales para llevarlos a otros destinos. Pero el BLP pudo competir, a pesar que se produjo una fuerte presión por parte de esas entidades privadas con importantes ofertas de tasas, tratando de tomar posición sobre todo en Santa Rosa.

La década del ’80 tuvo lo suyo, por un lado con esta apertura de la economía que trajo una competencia muy fuerte dentro de La Pampa y por otro lado con la inflación que desestabilizó el poder adquisitivo de la gente.

Luego vino la convertibilidad de la década del ’90, donde si bien desapareció la inflación, las tasas de crédito se volvieron positivas. Muchos tomadores de créditos advirtieron tarde esta nueva realidad y se generan serios casos de incobrabilidad para el banco. Después vendría el efecto Tequila y todo lo que siguió.

En 1995 con la compra del ex Banco Dorrego, el BLP se convirtió en un banco regional, llegando a tener más sucursales afuera que dentro de La Pampa. La economía del país a partir del ’98 entró en una recesión que no tendría recupero y el banco subsistió por el apoyo capitalizador del Estado Provincial. Lo demás es historia reciente y en la actualidad, el BLP ha logrado una importante posición en cuanto a su consolidación, su reputación y su calificación.

 

Compartir:

Deja tu comentario