Impresiones de 2b en la Feria del Regalo: Gran convocatoria en la Plaza San Martín; un fin de año con las calles desbordadas pero de gente

673
Compartilo:

Santa Rosa (2b)- Ya sin tantos controles de tránsito como caja recaudatoria del municipio, ni la política de estricto control sobre espacio público; la Plaza San Martin volvió a llenarse de artesanos en la tradicional Feria del Regalo. Es que la cuestión del espacio público fue un tema de campaña en este 2019, donde el actual intendente, Luciano Di Nápoli, había prometido que la Feria volvería a realizarse en la Plaza, después de haber sido relegada a las vías del tren, en la calle Alvear durante la gestión saliente de Cambiemos Leandro Altolaguirre. En este marco, 142 artesanos  y 140 manualistas, realizan desde el miércoles -hasta el 24 de diciembre- la Feria del Regalo, entre caravanas de autos y estudiantes recibidos; con los bulevares ocupados por adolescentes mateando y multitudes extasiadas de fiesta y derroche en la semana; una tarde de consumo y espacio público desbordado…y no de aguas servidas.

Las familias en la Plaza San Martín

Familias enteras ocupan los puestos como cada año, con música de fondo y olor a pochoclos y panchos en los puños de los niños; un numeroso conglomerado de personas copó las calles céntricas de Santa Rosa.  Jazmín y Gastón, levantaban un cartel que decía: “Te regalo un abrazo”. Porque al parecer todo el mundo necesita uno. “Entendimos que había que ofrecer algo distinto que no se compra”, dijeron los abrazadores a 2b, quienes además, pertenecen a una iglesia evangélica llamada Corazón de Jesús y aprovecharon la ocasión para acercarse al prójimo. “¿vienen abrazando mucho?”, se preguntó. “Si, la gente se prendió, venimos dando muchos”, dijo Gastón, mientras parecía que estiraba los brazos como signo de elongación.

Gratis son los abrazos

Un retratista  (al que no se quiso molestar) plasmaba los rostros de ancianos y niños mientras escuchaba heavy metal al palo desde un equipo de música para estimular los dedos; el hombre no paraba de recibir clientes, dibujaba tranquilo a cualquiera, acostumbrado él, porque había practicado en caras jodidas como las de  Bukowski, Iorio o Janis Joplin. Las caricaturas colgadas en blanco y negro cuestan 300 pesos y en color 400. Mientras que los retratos en vivo entre 600 hasta 800 pesos (dependiendo si es lápiz, sepia o color).

Caricaturista hardcore

Por otro lado, un vendedor de destapadores de todo tipo. “Beer House, destapadores Mageneticos”, para pegar en tu heladera y abrir la cerveza con la cara del Che Guevara, Spiderman, Maradona, o hasta de Néstor y Cristina. Gustavo, hace años que viene realizando estos trabajos. “Se han llevado varios ya” dijo.

Destapadores para cerveza

Recorriendo entre el conglomerado de personas que concurrieron a la Plaza, la pregunta sobre este tipo de eventos resonaba por los aires. ¿Se quiere decir que el clima festivo tiene que ver con el cambio de gobierno? Un poco sí, pero no porque Luciano sea un iluminado. Tampoco porque uno fuera el Grinch y el otro Papa Noel; uno aguafiesta y el otro el rey del Karaoke; al parecer a las personas nos convoca el calor de las multitudes, estar un poco amontonados y que las cosas no cambien demasiado. Tan simple como eso.

Kalimba, el instrumento que no le jode a los vecinos

Por último, Sergio – artesano de Sierra de la Ventana- vendía un instrumento de viento llamado Kalimba, de origen africano, hecho con calabaza. La caja de resonancia es el cuerpo de la Kalimba, suele tener un agujero grande en la parte delantera y dos pequeños en la trasera (no siempre) que permiten modificar el sonido que emite. El producto es fabricado por Sergio, los precios oscilan dependiendo si tienen entradas de sonido o no, entre 400 y 900 pesos.

Compartilo:

Deja tu comentario