No es ciencia ficción: Un pampeano compite para enviar un robot a la Luna y llamó a los jóvenes a anotarse en todo; «la vida universitaria es afuera de la universidad»

1079
Compartilo:

Santa Rosa (2b) – Juan Manuel Losarcos es un joven pampeano, estudiante de la licenciatura de Geología de la Universidad Nacional de La Pampa. Está a punto de recibirse y contiene experiencias de un profesional con años de trayectoria. En una entrevista exclusivísima con dosbases, contó sobre sus primeros pasos en la carrera, su inclinación hacia la investigación geológica, el aliento hacia los nuevos estudiantes para que participen de todo lo que se les cruce, y el novedoso y nuevo proyecto en el que participa con jóvenes de todo el país, y del cual cuyo equipo, es el único pampeano: «Rover-tito», un robot diseñado para llegar a Marte que compite para ganar un concurso de alto prestigio internacional.

Porteño de nacimiento pero pampeano de corazón, y se debe a que desde muy chiquito, cuando todavía no había dado sus primeros pasos se instaló en Santa Rosa. Juan Manuel Losarcos tiene 25 años y está a punto de finalizar su carrera como geólogo en la UNLPam. Cuenta en una entrevista con dosbases lo grosa que la universidad pública, la posibilidad que da para competir con investigadores de todo el mundo y el salto enorme que puede darte.

Cuenta que «en cualquier lugar del mundo hablan muy bien de la educación argentina. Es un orgullo. Uno sale afuera y se da cuenta del país que tiene y de algunas cosas que no se aprecian».

Juan Manuel participó de becas de YPF que «premia el alto rendimiento» durante 3 años. Dicho sustento le dio la posibilidad de participar en grandes convenciones geológicas del mundo con la empresa estatal. Pero la gran mano que le dio YPF para su carrera vendría a fines del 2020, un año fastidioso para la mayoría, pero inolvidable para él. Viajó a Estados Unidos con la beca de intercambio desarrollada entre el país norteamericano y Argentina conocida como «Fulbright Friends». Estuvo en Nueva York 45 días entre febrero y marzo del año pasado y estudió en la universidad Saint John de Queen, mítico barrio de la ciudad ubicada al este de EE.UU.

Es por ello, que incita a los jóvenes a anotarse. «Uno siente miedo pero son pocos papeles y luego vivís experiencias hermosas. La vida universitaria es afuera de la universidad. Conoces gente increíble y que sabe mucho. Te formas, aprendes a pararte, a presentarte y hablar. El mundo escucha tus ideas sin juzgarte, es hermoso», cuenta con emoción.

El proyecto espacial y la competencia

Gracias a YPF logra contactar con un viejo conocido por la beca que se hallaba desarrollando un novedoso proyecto. El pampeano, fiel a su estilo, acepto el desafío y se metió. No sabía desde un comienzo de que se trataba, hasta que al final cayó en la cuenta: una competencia internacional organizada por Open Space, una empresa que es sustentada por Amazón, una extraordinaria empresa multinacional, cuyo objetivo es encontrar un Moon Rover (un robot que trabaja en la Luna) que se adapte y pueda consumir energías de dicho satélite para llegar a Marte… de ciencia ficción, pero el pampeano allí está.

«Se trata de una campaña que hace la empresa para democratizar el espacio -asegura él-. Quieren darle espacio a los jóvenes y que no sea solo de acceso a algunas empresas».

Juan cuenta que fue contactado por su colega. «Me llama y me dice ‘¿Negro, querés trabajar en un proyecto para una competencia y hacer un robot para la Luna’? Automáticamente digo ‘qué sí'», explica en dialogo con dosbases.

«El objetivo de Open Space no solo es el desarrollo sino democratizar el espacio. Consideran que la tecnología espacial pertenece solo a pocas empresas y hay recelo en compartir datos. Quieren que el acceso al espacio sea mas simple», cuenta sobre la competencia.

La competición tiene muchos ejes: espacio exterior, desarrollo tecnológico de alta gama, colonización de la Luna y la carrera mundial a Marte.

Equipo «Zetes»

Zetes se llama el equipo que nuclea a 16 jóvenes, incluido el único pampeano que compite. Cuenta que su nombre fue elegido en base al dios griego del desarrollo y la investigación.

Respecto a su robot fue llamado -y lo expresa entra carcajadas- «Rover-tito».

-¿Cuál es el objetivo de este trabajo y de su robot? ¿Que buscan lograr con él?, consulta dosbases.

-«El objetivo es hacer que la Luna sea un centro de recarga de combustible ya que salir de la atmosfera consume mucho, y de ahí seguir su viaje al espacio profundo», contesta Juan Manuel.

Cabe destacar que son sólo dos geólogos los que participan del equipo, además compuestos por ingenieros, científicos y demás investigadores. «Es un honor», dice.

La iniciativa tiene en cuenta varias condiciones climáticas del cuerpo rocoso que es satélite del planeta Tierra: «hay que tener en cuenta los materiales y su sistema dado a las condiciones que ofrece la Luna. Por ejemplo, la amplitud térmica es enorme: puede ir de 150 a -200°C. Y se debe tener en cuenta que una noche lunar dura aproximadamente 16 días de la Tierra», explica a este medio.

El ganador, según cuenta, será recompensado económicamente con un gran monto y construirán su Moon Rover para llevar a cabo el proyecto.

Estado de la competición y participación de «Zetes»

«Llegamos bien a la primera entrega que fue el 31 de diciembre. Allí teníamos que presentar un informe de 5 hojas y un video de 2 minutos sobre el robot -Rover-tito, sigue riendo-, sus objetivos y la descripción», expresa.

A esa etapa llegaron bien, según lo narrado por el joven. La última entrega fue ayer y explicó que fue más extensa.

«Entregamos un informe sin número limite de hojas y con un video ya de 5 minutos. El 10 de febrero nos avisan si entramos en las semifinales. En caso de pasar, el 17 de marzo tendremos 7 minutos para exponer frente al jurado de Open Space», cierra.

 

 

Compartilo:

Deja tu comentario