El adiós a una luchadora: Falleció «Topa» Videla, una puestera que resistió los desalojos en el Oeste Pampeano

260
Compartir:

*Foto: Gerardo Alainez

Santa Rosa (2b) – Falleció durante esta mañana Teófila Videla, una puestera del Oeste Pampeano que resistió los desalojos en sus tierras. Topa tenía una enfermedad respiratoria que se agravó debido al Covid-19. Una de sus nietas, Flavia, la recordó con un mensaje en sus redes.

Topa Videla fue una puestera que luchó contra el despojo de los originarios en las tierras del profundo oeste pampeano. Creció allí junto a sus hermanos y allí también tuvo a sus 6 hijos, los cuales educó y alimentó sola luego de que, en 1980, su esposo falleciera.

Debido a su partida a causa de una enfermedad respiratoria agravada por el virus Covid-19, una de sus nietas, Flavia Videla, la recordó con una carta en sus redes.

El texto:

Mi nombre es Flavia Videla, nieta de Teófila Videla, más conocida como Topa. En este día quería homenajear a mi abuela con este breve relato sobre su vida en el campo.
Nació y creció allí. En el año 1980 se quedo viuda muy pobre donde tuvo que rebuscárselas como pudo con sus 6 hijos y 4 nietos que se hizo cargo y crio como hijos. En total 10 chicos.
No había Corrales y tenia que enlazar o bolear a campo abierto caballos para salir a recorrer el campo.
Daba agua a los animales a pelota o a balde volcador que se tiraba a caballo. El único capital que tenia era lo que había en la zona, como chivas, ovejas y yeguarizos.
En esa época eran años malos y se vivía de piches, avestruces, jabalíes lo que se encontraba en el campo. También se alimentaban a base de tortas al rescoldo, comidas con harina. Los fideos en ese tiempo no los podían comprar, entonces hacían siluchas de harina. A veces le tocaba amansar algún potro para hacerlo caballo de andar. Y así estuvo una vida en el campo hasta que apareció un hermano por crianza, no hermano de sangre, que se le adueñó de su tierra, desde entonces comenzó otra de sus luchas por defender su campo, llamado » Loma de los caballos», única propiedad que ella tenia.
Para muchos se hizo conocida por dicha problemática, donde salió en diarios y redes sociales contando y pidiendo ayuda para que no fuera desalojada de su propio tierra. Al día de la fecha con sus 86 años sigue esperando la escritura del campo, que está en juicio.
Hace 10 años tuvo que atravesar un duro momento el de venirse a vivir al pueblo por que se le diagnostico una enfermedad respiratoria y en el campo ya no podía estar. A cargo del campo quedaron sus hijos, uno de ellos es mi padre, Pedro Videla, uno de los nietos que crio y que acento como hijo. Debes en cuando visita su tierra.
Por ultimo quería remarcar que fue una de las tantas mujeres trabajadoras y luchadoras del campo. Como nieta estoy muy orgullosa de ella y por eso hoy estoy acá contado su historia.

Compartir:

Deja tu comentario